miércoles, junio 18, 2008
Olvido
Es un temor ya cotidiano, amanezco pensando si podre, si sabré hacerlo. Siento que ya no pertenezco a lo que alguna vez pude ser. El temor comienza en mis dedos, al no poder moverlos, ese dolor casi agudo, angustiante, temeroso. Una lágrima cae por mi rostro hasta llegar a la almohada. Y automáticamente después cae otra y otra.
Es un final, un olvido natural. Mis uñas ya no existen y no siento mis anillos porque en medio de la noche entre el dolor los arroje al costado de mi cama.
Solo sucede en la mano derecha, solo sucedía en invierno. Mis pastillas la curaban, ahora ni eso, ni nada la alivia. Es una tortura indemostrable, privada, personal. Es el no a mi escritura, a intentar agarrar un lápiz y no poder, a usar la mano izquierda por mas que hasta no pueda y a intentar escribir la a de su primer nombre, de su segundo nombre y no poder hacerlo, porque no me sale, porque de apoco me olvido el escribir, el maravilloso arte de unir letras, formar palabras, juntarlas y armar frases...no, me duele el agarrar una lapicera, tecleando botoncitos, mis dedos se desarman y mi mundo se muere despacito.
Y así cierro los ojos y empiezo a olvidar, porque mis dedos murieron y con ella mis frases escritas en la pared...

La lágrima vuelve a caer...mi almohada esta húmeda...ya es vano querer.

Etiquetas:

 
posted by Chirli at 21:21 | Permalink |


3 Comments: